Llámanos y reserva hoy: +52 (916) 345 2452

Toniná Zona Arqueológica

¿Te gustaría viajar a este destino?

Ciudad prehispánica cuyo significado en tzeltal es “Casa Grande de Piedra”. Es un Espacio sagrado constituido por una montaña artificial de siete plataformas, levantada sobre una colina calcárea que domina un extenso y alargado valle. Toniná vivió su apogeo entre finales del siglo VI y principios del X d.C., y fue una potencia militar como lo testimonian las abundantes representaciones de prisioneros en estuco y piedra. Su más importante gobernante fue Tzots Choj, “Murciélago-tigre”. En Toniná se escribió, en 909, la última inscripción de los mayas de la epóca clásica.

Al sitio se accede por la cancha del juego de pelota de los prisioneros, una de las mayores de su tiempo, situada en la gran plataforma, donde también se yergue el Altar de los Sacrificios y se abre la cancha del juego de pelota de los katunes, junto al cual hay varias muestras escultóricas. El palacio del inframundo se esconde en la tercera plataforma, mientras que en la cuarta se halla el palacio de las grecas y la guerra, cuya fachada está compuesta por cuatro grecas espirales escalonadas.

Sobre el talud de la sexta plataforma se ubica el mural de los cuatro soles, una especia de códice hecho en estucoque representa el mito de las cuatro eras cosmogónicas por las que atraviesa el mundo. En él, los soles de cada ciclo están representados por cabezas humanas que caen.

Sobresaliente es la representación del sol de la muerte que sostiene en sus manos la cabeza de un decapitado. También en la sexta plataforma, está el templo del monstruo de la tierra, con la representación en estuco del monstruo devorando una esfera solar de piedra. Este templo está orientado de acuerdo a los solsticios de invierno y primavera. Por último, sobre la séptima plataforma se levantan los templos de los prisioneros y del espejo humeante, el principal en el punto más elevado del conjunto, el más alto de Mesoamérica.

Toniná cuenta con un espléndido Museo de Sitio, ubicado en medio de una explanada rectangular construida para recordar el mito de la creación del universo como era concebido por los pueblos de la antigüedad.